bitmarketing.es utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies
Posicionamiento SEO

SEO Negativo: 5 cosas que debes saber

Volver al blog

El SEO negativo es una técnica utilizada para perjudicar y dañar el posicionamiento web de la competencia. Hoy te informamos de todo lo que debes saber sobre esta práctica y cómo enfrentarte a ella en caso de sufrir un ataque.

¿Qué es SEO Negativo?

El SEO Negativo consiste en una serie de técnicas dirigidas a la web de la competencia con objeto de dañar su posicionamiento web y reputación online.

Es decir, que los practicantes de éstas técnicas, en vez de buscar aumentar sus posiciones, pretenden perjudicar a las de la competencia sin importar el daño y las pérdidas que puedan causar.

¿Por qué se hace?

El SEO como tal es una práctica muy rentable para aquellas páginas que están posicionados en las primeras posiciones para palabras clave con muchas búsquedas, por lo tanto si existe alguna posibilidad de ganar dinero, muchas personas no tendrán ningún reparo en llevar a cabo prácticas perjudiciales para la competencia si con ello pueden beneficiarse.

Si analizamos fríamente los datos de éxito tanto del SEO Positivo como del Negativo, el segundo a corto plazo es más sencillo, rápido y económico.

No obstante no hay que dejarse engañar por las apariencias y por los “buenos” resultados, ya que a la larga acaba perjudicando a los que practican este tipo de técnicas.

¿Cuándo surgió?

El SEO Negativo lleva muchísimos años presente en el mundillo del posicionamiento web, pero no fue hasta la actualización “Penguin” de 2012 cuando tomó verdadera importancia.

La actualización “Penguin” fue un antes y un después en el algoritmo de Google, ya que empezó a penalizar a las páginas web que sobreoptimizaban el Seo Off Page, es decir, los factores externos que no pertenecen a la página principal.

Esa fue la razón principal por la cual el SEO Negativo tomó tanta fuerza a partir de 2012, ya que los factores externos se pueden manipular sin el consentimiento de la web afectada. Una persona puede crear una página con una reputación dudosa y generar un enlace a su competencia, así como comprar cientos o miles de enlaces basura hacia la web de la competencia, logrando una penalización por parte de Google que puede llegar incluso a desindexar el sitio web.

Ejemplos de SEO Negativo

Existen muchas formas de perjudicar los rankings de la competencia, pero las más utilizadas por los practicantes de SEO Negativo son las siguientes:

  • Spam.
  • Realizar en blogs o webs de opinión comentarios negativos sobre la competencia.
  • Enviar enlaces SPAM a la web para que Google crea que es Linkbuilding agresivo y penalice a la página.
  • Ataques DDoS: Este último no es un ataque de SEO negativo propiamente dicho. Lo que se busca con ésta clase de ataques es saturar el servidor con demasiadas peticiones simultáneas y lograr que colapse. Si Google pasa por la web y la ve fuera de funcionamiento, acabará desindexando el sitio web.

 

¿Qué puedo hacer para protegerme?

El algoritmo de Google cada día es más inteligente, y actualmente es capaz de detectar bastante bien la mayoría de ataques de SEO negativo. Cuando Google detecta una cantidad masiva de enlaces con anchor text que no tienen nada que ver con la temática del usuario no suele tenerlos en cuenta. A pesar de ésto Google no es perfecto y a veces no es capaz de detectar estas prácticas y acaba penalizando a la web atacada.

Para evitar que éste sea tu caso, lo que debes haces es dar de alta tu web en Google Search Console, y tomar la costumbre de monitorizar tu cartera de enlaces, observando aquellos que no tengan nada que ver con tu web o que simplemente no hayas creado tú, así como detectar caídas fuertes en el tráfico que puedan indicar que estás siendo atacado.

Una vez hecho detectado el ataque lo ideal sería contactar con los dueños de los sitios web que te han enlazado y pedirles la retirada del enlace, pero dado que serán enlaces creados de forma automatizada y seguramente haya cientos o miles ésta puede resultar una práctica costosa, e incluso inviable.

Para solucionar este hecho Google pone a nuestra disposición Disavow una herramienta que nos permite mandar a Google los enlaces que detectamos como basura

 

Día tras día, los expertos en posicionamiento web trabajamos para combatir contra el SEO Negativo, y esperamos que en futuras actualizaciones Google consiga erradicar por completo esta mala práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *