bitmarketing.es utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies
Sin categorizar

¿Cómo ha evolucionado el diseño de Google Adwords a lo largo de estos años?

Volver al blog

A estas alturas, ya sabemos que las campañas de Google Adwords, también conocidas como SEM (Search Engine Marketing), consisten en otra forma de publicitar tu sitio web mediante un sistema de pago que hace que Google te posicione justo debajo de la barra del buscador, donde hay una mayor visibilidad y por consiguiente se recibe un mayor tráfico hacia la web.

Si actualmente googleamos cualquier término, veremos que en las cuatro primeras posiciones aparecen estos anuncios, introducidos por la palabra “Anuncio” enmarcada en un cuadro verde con fondo blanco, al lado de la cual aparece la página web a la que se quiere redirigir también de este color. Si bajamos un poco, vemos que los sitios web mejor posicionados por SEO presentan un formato bastante similar, pero sin introducir la palabra “Anuncio” antes de la página web. La diferencia es casi imperceptible al ojo humano en un primer vistazo, ¿verdad?

Precisamente por eso Google cambió el diseño de sus anuncios, consciente de que muchas personas empezaban a obviarlos al darse cuenta de que estos no dejan de ser otra forma de publicidad, y hacían click directamente sobre los anuncios posicionados de forma orgánica.

Pero, ¿cómo eran estos anuncios antes del cambio?

Los inicios de Google Adwords

Google se jactaba de ser un buscador completamente libre de publicidad hasta que en el año 2000 introdujo Google Adwords, momento en el cual tuvo que renunciar a ese eslogan para poder aprovechar la gran oportunidad de mercado que se le presentaba por delante. En un principio se basó en el CPM (Coste Por Mil), mediante el cual el anunciante pagaba una determinada cantidad de dinero por cada 1000 veces que aparecía el anuncio ante el usuario.

Un tiempo después, el sistema de pago cambió a CPC (Coste Por Click) que se ha mantenido hasta hoy en día, en el que el anunciante paga únicamente cada vez que un usuario hace click en el enlace de su anuncio y funciona mediante un sistema de pujas.

El sistema empezó remarcando la palabra “Anuncio” en un recuadro de color amarillo con las letras en blanco, que destacaba bastante y distinguía fácilmente las páginas que estaban usando AdWords en su posicionamiento de las que no. Y así estuvo funcionando durante más de una década hasta que Google se percató de que podía incrementar el CTR de los anuncios y por tanto incrementar su beneficio.

¿Qué hizo entonces Google Adwords?

El cambio se produjo hace relativamente poco, ya que hablamos del pasado año 2016. Google se ha convertido en uno de los principales buscadores de internet, por no decir el más usado, y sus clientes lo saben. Por ello, es lógico que pidan que el dinero que pagan por aparecer en los primeros resultados sea recompensado con un aumento de visitas en sus respectivas páginas web. Y claro, ante esta demanda, Google decidió cambiar el diseño de sus anuncios para que pasasen más desapercibidos.

De esta manera, vimos cómo los anuncios pasaban de ese llamativo amarillo, al mismo color verde que tenían los enlaces tanto del posicionamiento de pago como del orgánico, haciendo que hubiese mucha más fluidez entre los anuncios que estaban trabajando con AdWords y los que no. Parece una tontería, pero lo cierto es que para un usuario inexperto que no se suele fijar en estas cosas, la diferencia puede provocar que acabe pinchando justo en el primer anuncio sin ser consciente de que es publicidad y descarte bajar hacia las páginas mejor posicionadas orgánicamente.

Captura de pantalla 2017-08-02 a las 14.16.02

Pero ahí no queda la cosa. Este último año, Google ha ido un paso más allá consiguiendo camuflar casi por completo la palabra “Anuncio” con el sencillo gesto de hacer que el recuadro donde aparecía ahora tenga el mismo fondo blanco que el de la página, siempre buscando aumentar el número de clicks en sus anuncios.

 

anuncios verdes fondo blanco

Todo ello al final lo que consigue es perjudicar a las páginas que deciden no optar por el método de pago, ya sea por una cuestión o por otra, y que ven cómo, cada vez más, esos anuncios se llevan la mayor parte del tráfico web. Sabemos que Google sólo pretende darle lo mejor a sus clientes, pero la cuestión a plantearnos a estas alturas es: ¿hasta qué punto es esto ético?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *