bitmarketing.es utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies
Posicionamiento SEO

En el SEO y en la vida, vigila a tus enemigos de cerca

Todos conocemos la frase popular de “mantén a tus amigos cerca, pero aún más cerca a tus enemigos”, y muchas veces se nos olvida aplicarlo también al posicionamiento SEO donde resulta extremadamente útil, aunque en un principio muchos puedan pensar lo contrario.

A día de hoy, vemos muchas empresas que trabajan el SEO y que no se molestan en hacer un análisis de sus competidores, lo cual supone un error tremendo, ya que un análisis profundo de nuestra competencia nos puede llegar a aportar mucha información para obtener un mejor posicionamiento en cualquier fase de la empresa. Y para empresas que están comenzado en el mundo del marketing digital y no tienen del todo claro por dónde tirar, siempre puede ser un muy buen punto de referencia para hacerlo.

Analizar a la competencia puede ayudarnos a averiguar qué sitios están enlazándoles y si nos enlazan también a nosotros o no, a qué tipo de público se dirigen o qué palabras clave son las que mejor les están funcionando, entre otras cosas. De esta manera, puedes sacar partido de sus fortalezas y debilidades, atacando a un mercado muy concreto del cual ya tienes información suficiente para empezar a obtener rendimiento.

Paso 1: identifica a tus competidores
Para que el estudio sea óptimo y podamos extraer conclusiones reales que aplicar posteriormente, lo primero que nos tiene que preocupar es quiénes son realmente nuestros competidores. No hace falta que hagas una lista completa de 5 páginas, quédate con los 4-5 que creas que realmente son tus auténticos competidores. Para identificarlos puedes hacerlo con herramientas como SEMrush, Moz, ahrefs, Majestic, etc…, o a la antigua usanza: conociendo los negocios que se dedican a actividades similares a la tuya y haciendo búsquedas en Google para ver qué competidores pujan por las mismas palabras clave que las tuyas o se anuncian en las mismas páginas webs que tu negocio. Obviamente, si tu sector es poco competitivo, esta tarea será más amena y rápida.

Paso 2 : información es poder
Si cuanto más azúcar más dulce, cuanta más información recopiles mejores serán las conclusiones que puedas extraer. Este es el momento en el que tienes que explayarte investigando profundamente qué hacen tus competidores, cómo lo hacen y qué resultados obtienen.

Al hablar de SEO, es importante mencionar los 3 pilares básicos en los que se sustenta y en los que debes fijarte a la hora de analizar a tu competencia:

Estructura web: la usabilidad web se paga a precio de oro en el SEO, y es por ello que debes prestar especial atención a cómo tienen estructurada su web tus competidores más fuertes (cómo enlaza entre las páginas, qué categorías utiliza en la cabecera, cómo de rápido carga su página, cada cuánto tiempo Google visita tu web, etc). De aquí podrás extraer algunas ideas para optimizar tu página web.
Contenido: con qué frecuencia generan contenido, qué tipo de carácter utilizan a la hora de redactar, qué palabras clave son las que más trabajan, a qué tipo de público están enfocados o si destacan más el contenido audiovisual o el textual.
Enlaces: con herramientas como ahrefs, puedes ver qué páginas linkean a cada uno de tus competidores. Si deseas hacer un estudio más detallado en este aspecto, puedes crear una cuadrícula con dominios diferentes que uses tú y/o tus competidores, y especificar para cada uno qué competidor tiene un enlace en ese dominio y cuál no. Partiendo de esta información puedes averiguar qué enlaces están generando tus competidores y tú no, o cuáles estás generando tú que no le interesan a la competencia.

Paso 3 : ¡actualízate!
Partiendo de toda la información que has recopilado en el paso anterior, ahora toca plantearse estrategias. Escoge aquellos puntos que consideres fortalezas en tus competidores e intenta llevarlos a tu campo. Así mismo, puedes ver en qué puntos flaquean más y potenciarlos en tu página web.

Obviamente, no podemos asegurar que todos los competidores estén siguiendo una estrategia SEO optimizada. Por lo que este análisis es meramente orientativo, y del cual podemos extraer información útil para combinar con nuestra propia estrategia SEO, en la que contaremos con estudios propios sobre palabras clave o sitios webs para linkear.

Lo que sí te podemos asegurar es que este análisis es un paso que merece la pena realizar, tanto a priori como durante cualquier fase de vida de la empresa, ya que puede aportarte información suficiente como para saber qué técnicas estás empleando bien, cuáles podrías mejorar, qué capta la atención de tu público objetivo y qué estrategias nuevas deberías seguir para posicionarte mejor.

Eso sí, es vital que este análisis se vaya haciendo de forma constante para no quedarse desfasado. Sigue nuestro consejo: vigila de cerca a tus enemigos y controlarás la situación en todo momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *