bitmarketing.es utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies
Facebook Ads

Optimiza tus campañas al máximo con el píxel de Facebook

Volver al blog

Si vas a comenzar a utilizar Facebook Ads o ya lo estás utilizando (gracias a nuestro post sobre cómo hacer el mejor anuncio en Facebook), es posible que hayas leído sobre algo llamado píxel. Desde ya te advertimos que no tiene nada que ver con la calidad o el tamaño de las imágenes. Si quieres descubrir cómo te puede ayudar a sacar el máximo rendimiento a tus campañas, te invitamos a seguir leyendo este post.

Antes de nada, ¿qué es el píxel de Facebook?

El píxel de Facebook es un fragmento de código que has de colocar en el encabezado de tu página web si quieres conocer qué acciones realiza el público en ella y hacer un seguimiento de las conversiones.

Un píxel de Facebook se puede configurar de distintas maneras: insertando el código manualmente, a través de un administrador de etiquetas de integración como Google Tag Manager, o directamente enviando las instrucciones de instalación a un desarrollador para que sea él quien configure el píxel.

El funcionamiento es muy sencillo: cuando un usuario realiza una acción en la página web, el píxel de Facebook se activa e informa de ello. Gracias a él, se pueden optimizar los anuncios en base a los datos que recopila, crear públicos similares a los que hicieron conversiones o dirigirte a través de remarketing a aquellos que ya realizaron alguna acción en tu web.

¿Por qué deberías comenzar a usarlo?

El píxel de Facebook es una herramienta que se convertirá en tu mejor aliado para las campañas de remarketing. ¿Hay una gran cantidad de personas que meten productos al carrito pero no acaban comprando? Con el píxel de Facebook podrás hacer un seguimiento de esta acción y podrás crear anuncios dinámicos promocionando exactamente los mismos productos que esa persona dejó en el carrito. De este modo, hay más posibilidades de generar una venta que si la hubieses dejado marchar.

Por otro lado, esta herramienta tiene un gran valor para identificar el perfil de público que compra tus productos o contrata tus servicios y a la vez, te permite crear audiencias con gustos, intereses y datos demográficos similares. Si quieres ir un paso más, puedes configurar las pujas automáticas de tus grupos de anuncios para enfocarte en público parecido a aquel que realiza compras u otras acciones en tu página web.

Además, el píxel resulta muy útil para medir el grado de respuesta a tus anuncios para que sepas cuándo es el momento de realizar cambios o directamente, retirarlos. Facebook te permite consultar información como las conversiones y las ventas obtenidas en el apartado del Administrador de anuncios dedicada al Píxel.

Eventos estándar, conversiones personalizadas

Empecemos por lo básico. Un evento es una acción específica que un visitante realiza en tu web: comprar, suscribirse a la newsletter o dejar productos en el carrito son eventos.

Con el píxel de Facebook puedes recopilar datos sobre dos clases de eventos: estándar o personalizados. Los primeros son un grupo de nueve eventos (los más frecuentes) que vienen predefinidos por Facebook. Su principal ventaja es que medirlos es tan sencillo como copiar y pegar el código correspondiente. Se trata de los siguientes:

  • Ver contenido: Alguien visita una página dentro de tu sitio web.
  • Buscar: Un usuario utiliza la búsqueda en tu sitio web.
  • Añadir al carrito: Alguien agrega un producto al carrito de la compra.
  • Añadir a la lista de deseos: Alguien agrega tu producto a su wishlist.
  • Iniciar pago: Alguien inicia el proceso de pago.
  • Añadir información de pago: Un usuario introduce su información de pago en tu sitio web.
  • Comprar: Alguien completa una compra en tu sitio web.
  • Generar cliente potencial: Alguien se registra en tu sitio web para obtener algo. También se conoce como Lead.
  • Completar registro: Alguien completa un formulario de registro en tu sitio web.

Los eventos estándar se pueden combinar para conocer el comportamiento del usuario en la página web y saber si es necesario realizar algún cambio en ella. Por ejemplo, si el usuario comienza a agregar sus datos de pago pero no realiza la compra, es posible que crea que se pide demasiada información o que no entienda algunos campos.

Las conversiones personalizadas utilizan una URL específica o palabras clave de esta URL para medir eventos concretos. Por ejemplo, en una tienda online puedes tener el evento estándar Comprar y a la vez, puedes configurar conversiones personalizadas para medir por separado las compras de dos productos diferentes.

Como ves, hay múltiples posibilidades de utilizar el píxel de Facebook. Configurarlo es muy sencillo y ofrece una gran cantidad de ventajas para que conozcas mejor a tu público y perfiles tus anuncios. ¡Es hora de empieces a optimizar tus campañas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *