bitmarketing.es utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies
Novedades

2013, el año de apostar por el Marketing de contenidos

Volver al blog

Si de algo se habló en la última mitad de 2012 fue del marketing de contenidos, y recién estrenado el nuevo año, todo apunta a que éste ha venido para quedarse y confirmarse como un pilar fundamental en la estrategia de cualquier empresa.

Estas acciones deben entenderse como un procedimiento por el cual tratamos que los textos, videos, podcast, etc. generados ayuden a la consecución de las metas generales de nuestra compañía.

La situación actual del content marketing en España muestra que el 40% de las empresas no aplica ninguna estrategia de generación de contenido, y del 60% que sí lo hace, tan sólo el 11% redacta contenido propio y original, tan valorado por Google y, sobre todo, por los usuarios. Un significativo 62% de ellos aprecia como útil y relevante dicha información, por lo que este sector se perfila como una acción muy a tener en cuenta.

Tras la lluvia de datos y porcentajes, cabe plantearse. ¿En qué me ayudará una estrategia de contenidos adecuada?

En primer lugar, al publicar información de interés y utilidad para un determinado público objetivo, que debe corresponderse con el target de nuestra compañía, puede surgir una relación a largo plazo, la tan deseada fidelización del cliente.

En segundo lugar, es una ocasión para que tu empresa pase de ser un mero “prestador de bienes y/o servicios”, a constituirse como una fuente de información valorada por los navegantes y clientes que buscan novedades y tendencias de un sector concreto.

Y por último, ayuda a humanizar la marca, favoreciendo la comunicación horizontal (de tú a tú). Teniendo a una persona que comunique, responda, participe y atienda a su audiencia, el usuario percibirá que ya no trata con un “ente”, sino con un ser humano que establece relación con él/ella en igualdad de condiciones.

Para alcanzar estos tres objetivos, que se traducirán en ventas, reputación y estabilidad, debemos ir pensando qué queremos ofrecer y transmitir a nuestros clientes, qué información de valor añadido podemos hacerle llegar, cómo vamos a generarla y, por supuesto, qué costes se derivarán y qué beneficio vamos a obtener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *